Laura Fernández Suárez: «Debemos aceptar que todos somos imperfectos, y que, si no existen adultos perfectos, ¿por qué nos empeñamos en querer niños perfectos? Tenemos que tener el valor de cometer errores»