“¿Saben cómo llamamos a una opinión en ausencia de pruebas? Prejuicio”
– Michael Crichton –
Según la RAE un prejuicio es la acción y efecto de prejuzgar. Es esa opinión previa y tenaz, por lo general desfavorable, acerca de algo que se conoce mal.
Se supone que el mejor método para evitar los prejuicios es la educación y precisamente muchos docentes tenemos muchos prejuicios y nos dejamos llevar por ellos a la hora de elegir qué leer, qué enseñar y cómo hacerlo… Actualmente somos presos de los medios y los prejuicios y son ellos los que eligen cuáles sí, cuáles no y cuáles tal vez ¿Por qué si intentamos que los niños no tengan prejuicios nosotros sí nos dejamos llevar por ellos?
Un claro ejemplo de estos prejuicios, como bien digo es un ejemplo de los miles que podemos encontrar en la web, es la imagen de dos docentes muy conocidos actualmente en el mundo educativo: César Bona y Alberto Royo. Dos docentes de los cuales tenemos una idea preconcebida y quizás errónea, a través de su imagen en los medios y en las redes sociales.

Si visualizamos los comentarios en la web encontramos gente que los defiende y que los crítica, si bien es cierto que es más criticado Alberto Royo.
  • César Bona: “sus libros son personales, lleno de sentimientos, vocación y buenas prácticas y experiencias docentes”. Vemos como cuenta lo bonito de la educación y alguna experiencia menos bonita las cuales han conseguido también motivarle para seguir adelante y seguir aportando ese granito de arena que todos deberíamos aportar.
  • Alberto Royo: “sus libros son ácidos, crítico destructivos e irónicos y llenos de educación tradicional”. Con su humor peculiar y su crítica tiene un trasfondo que muchos compartimos y es que el esfuerzo es necesario para todo en la vida, estudiar, trabajar, estar saludable…
¿Pero quiénes son en realidad? ¿Te has leído sus libros para saber con quién compartes tu opinión? ¿o tan sólo te dejas llevar por lo que te contaron o lo que leíste en las redes?
Por un lado Alberto Royo, maestro polémico conocido por defender el conocimiento, la memoria y el esfuerzo por encima de la felicidad en la escuela. Un maestro sin pelos en la lengua que dice lo que piensa, sea o no del agrado del resto de compañeros de profesión. Autor de dos grandes obras con mucha enseñanza para personas relacionadas con la educación: “Contra la nueva educación” y “La sociedad gaseosa”, ambos libros de Editorial Plataforma.
Por otro lado, César Bona, primer maestro español nominado al Global Teacher Prize y caracterizado por su carácter innovador, sus ganas de cambiar las cosas y su ímpetu por crear una sociedad llena de valores y felicidad. Autor de dos buenos libros que cualquier maestro debería leer: “La nueva educación” y “Escuelas que cambian el mundo”, ambas obras de Plaza & Janes Editores.
Tras la leer y analizar a estos autores creo personalmente que deberían ser cuatro libros totalmente necesarios para cualquier docente, pedagogo o especialista del mundo de la educación. Libro que deben leerse sin prejuicios y sin ideas transmitidas por otros y de los cuales deberíamos quedarnos con 4 cosas muy importantes:
  1. La creatividad y la originalidad no debe desvirtuar al conocimiento y viceversa: deberíamos quedarnos con la idea de César Bona de intentar enseñar a los niños de un modo atractivo, centrando los aprendizajes en lo que les guste, fomentando la creatividad, la imaginación y poniendo énfasis en la Educación en valores, algo que tanto se necesita hoy día. Pero para esto ¿hace falta desvirtuar el esfuerzo? Tal y como dice Alberto Royo actualmente se habla mucho de  creatividad, originalidad pero a la par se desprecian los conocimientos, en su libro “Contra la nueva educación” pone el ejemplo de los cocineros, profesionales que necesitan mucha creatividad y originalidad para llegar lejos pero que previamente tienen que esforzarse mucho para dominar conocimientos de cocina tradicional. Ya lo decía Ausubel “El factor más importante que influye en el aprendizaje es lo que el alumno ya sabe previamente”.
  2. La memoria es parte indispensable del aprendizaje pero no la parte más importante. Bona quizás defiende el saber hacer frente al saber, es decir, el aprendizaje para la vida y Royo por otro lado manifiesta su gusto por la memorización. Algo está claro y es que no aprendemos a escribir, ni a leer, ni a multiplicar sin memoria, el aprendizaje memorístico es necesario pero no vamos a centrarnos solo en la memoria y al final ambos autores se centran en la utilidad de esa memorización. De nada sirve memorizar sin entender nada y tampoco se puede aprender ciertas cosas sin la memoria.

  3. Lo que todos tenemos en común, es que somos distintos, y es ahí donde está la gracia del asunto, quedarse con lo mejor de cada persona, de cada experiencia y estos dos autores defienden la diversidad a partes iguales, con ideas diferentes sí, es cierto, pero ambos están a favor de facilitar el aprendizaje y el acceso a la educación a todos.
  4. “¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio” Einstein. Maestros/as prediquemos con el ejemplo y no nos dejemos llevar por los prejuicios y el boca a boca en esto de la educación. Muchos profesionales critican a César Bona por la “dificultad de llevar a cabo lo que plantea siendo demasiado innovador”, cuando él mismo dice que no realiza en sus aulas nada inventado sino que en mayor medida es cuestión de actitud y no de metodología. Esos mismos profesionales critican a Alberto Royo por su defensa hacia ese tipo de “educación clasista y despreocupada con la diversidad”, cuando este maestro sólo defiende una educación centrada en el esfuerzo y en la buena formación que ayude a esos alumnos en peor situación a conseguir sus objetivos.

Docentes llevémosle la contraria a Einstein e intentemos desintegrar esos prejuicios, leamos, formémonos y una vez documentados hagamos crítica, positiva o negativa, pero al fin y al cabo con argumentos. Demostremos que somos la generación de maestros mejor formada y que vamos a conseguir una sociedad con ideas propias para evitar ser ovejas del rebaño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *