Hoy os traigo un libro que ha tenido mucha repercusión “El libro sin dibujos» de  B.J. Novak, este autor es un conocido actor, cómico y escritor, además del director y productor de la serie “The Office” una gran producción llena de disparates al igual que este libro.
Desde que salió creó muchísima curiosidad en la gran mayoría de aficionados a la lectura infantil, unos defienden que es un libro super-divertido y otros en cambio afirman que solo sirve para trabajarlo en grupo ya que así provocaría el efecto que busca.
Desde mi punto de vista es un libro que a pesar de no poseer ilustraciones atrapa a los niños en un mundo de diversión y humor. Cuando ves su portada te puede parecer un libro aburrido de adultos, portada blanca con letras negras, pero cuando lo abres empiezas a ver sus letras disparatadas, en diferentes tipologías y colores.

Muchas veces cuando contamos un cuento con ilustraciones muy llamativas podemos dejar a un lado la emoción de la lectura, la entonación, nuestros gestos y expresión. En cambio es te libro está enfocado gente que no tenga vergüenza, ya que debemos centrarnos en contar el cuento con mucha emoción y gracia, gesticulando, cambiando voces, cambiando el tono, etc.
Con este libro podemos trabajar el humor y el juego, algo que es muy importante ya que hacer que nuestros alumnos se sientan cómodos y contentos en el aula, así como que sientan que es un ambiente adecuado a aprender y divertirse a la vez. Por este motivo considero que educar con humor es una buena estrategia para motivar y crear un clima de distención, diversión y buenas relaciones, ya que la risa descarga los nervios y estimula el cerebro para crear mentes creativas.
De igual modo no podemos olvidarnos del juego como elemento educativo de primer orden, ya que muchos aprendizajes lo interiorizarán a través de este, por ejemplo en el árbol de las semillas, la oca del conocimiento, la aventura de las palabras o el bingo de los números.
El mensaje más importante del libro es que la palabra en sí aporta mucho, que la lectura tiene magia, tiene diversión sin tener que ir acompañada necesariamente de una imagen ya que un texto sin imágenes nos aporta otras cosas como la creación de imágenes mentales, la creatividad de recrear lo que nos cuentan en nuestra mente.
Este libro no sólo tiene que ser contado, muchos niños leyéndolo y poniendo ellos mismo voces se parten de risa y lo pasan pipa. Es un libro recomendado para niños de 3-6 años pero como siempre digo los libros no tienen edad, además cabe mencionar que no todos los niños tienen las mismas necesidades, ni los mismos ritmos de aprendizaje, ni tampoco los mimos gustos o intereses y puede que este libro encante o no aporte nada de nada a nuestros pequeños. Pero lo que sí es cierto es que es un libro con el que pasar un rato muy divertido riéndonos en el aula o en familia ¿Qué hay más bonito que la risa de los más pequeños? ¿Además no decían que reír alarga la vida? Pues riamos.
Para que veáis como se puede contar este libro os dejo un vídeo genial de Ángel Llàcer leyéndolo a un grupo de niños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *