El libro que os traigo es muy especial, se trata de un libo crownfundeado y creado a partí de una historia real, además cuenta con el sello de la Asociación española de Educación Emocional (ASEDEM). Hugo y la receta mágica es un cuento escrito por Valle Pérez Pastor, una mamá con un pequeño que ha sufrido Bullying en el cole y para ello ha tenido que inventarse una receta mágica con la que mejorar su autoestima, su comunicación, su confianza y su capacidad para decir «hasta aquí hemos llegado». 

Hugo tenía 4 años cuando paso una mala época en el colegio debido a que uno de sus compañeros no lo trataba de la mejor manera. Como crítica constructiva quizás al ver que se trata de un niño tan pequeño esperaba que al abrir el cuento me encontraría algo más sencillo, menos elaborado y me encuentro un libro con mucho texto y que quizás es más propio para niños de 8-9 años o incluso adultos. Tras varias lecturas cambio de idea y eso es lo que me gusta de releer, que encuentras pequeñas cosas diferentes que la primera vez y es que este cuento es tan polivalente que adaptándolo puede pasar de un niño de 4 años a un adulto de 60.

Lo primero que me escama es ver como niños tan pequeños pueden tener la capacidad de hacer tanto daño pero gracias al apoyo de mamá todo es más fácil y os lo digo yo que lo he sufrido en etapas más avanzadas. El apoyo de una madre es el más real, el más sincero y el único que no te pide nada a cambio, la confianza en una madre es tan necesaria para todo que en esto no se queda atrás y es que mamá es la que nos saca de todos los apuros.

Precisamente esto es lo que nos cuenta el libro la receta mágica que le aporta una madre a su hijo para superar todos los baches, empezando por el acoso escolar pero haciendo uso de ello para los problemas que surjan a lo largo de la vida. Y es que con un poco de conciencia, kilos de paciencia, amor comunicación, confianza  saber decir basta y dulzura podemos llegar todo lo lejos que queramos ¿no creéis? 

Pero el libro no se queda ahí, no sólo da consejo a madres que quieran buscar el método correcto para ayudar a sus hijos también nos da a los docentes la estrategia del hilo amarillo para intentar mejorar las relaciones interpersonales del aula y que estas se basen en el respeto, la tolerancia, la amistad, el amor… Siento deciros que no os voy a contar cuál es esa estrategia ya que sino el cuento pierde su gracia.

Algo que me gusta mucho del cuento, por la parte que me toca, es la imagen de la maestra, su postura de apoyo al problema, la búsqueda de la estrategia adecuada para conseguir la unión del grupo ya que vemos como cada día son muchos los colegios, padres o maestros que piensan que son cosas de niños, cuando precisamente se está viendo que «estas cosas de niños» hacen mucho daño. 
El final os lo podéis imaginar con todos estos ingredientes pero tan solo es el final de la historia de Hugo, no el final del libro ya que Valle nos prepara una pequeña guía de cómo afrontar esta situación, como llevar a cabo la receta mágica y como conseguir que nuestros pequeños se hagan fuertes ante los obstáculos desarrollando su Inteligencia Emocional.

¿Os parece poco? Pues además podéis encontrar técnicas de relajación para realizar en el aula y conseguir la unión del grupo, el sentimiento de pertenencia a través del contacto físico y la relajación con la respiración. Además de obtener una relajación en aquellos niños más nerviosos por estar pasando por un bache puntual.

Junto a esta mamá y ahora autora de cuentos infantiles nos encontramos a Mireia Barberá con unas ilustraciones geniales, cercanas a los niños, con trazos suaves y colores alegres que le dan un toque de dulzura y esperanza a esta situación. Un elemento especial de las ilustraciones son las mariposas que acompañan a Hugo durante toda la historia cuando es feliz, mariposas que dan esa paciencia, ese amor y esa confianza al pequeño Hugo en forma de animal. 

Como es obvio el objetivo del cuento es trabajar el acoso escolar pero ¿para qué más sirve? 
  1. El arco iris y su creación.  A lo largo de la historia vemos como aparece este elemento del cuento como símbolo de la alegría que siente Hugo por haber superado este obstáculo que se le había cruzado en el camino. A partir de estas imágenes podemos trabajar cómo se crea, qué colores tiene, qué nos hace sentir, dibujar arcoíris con diferentes técnicas, etc.

  2. Unidad de medida, gramos y kilos.  El cuento comienza contando que Hugo es un gran cocinero y por ello su madre hace una receta mágica, esta receta lleva kilos y gramos de conciencia, amor, confianza. Esto nos puede dar pie para trabajar la unidad de medida que es el kilo y el gramo, y a partir de aquí podemos tratar de elaborar alguna receta, bien sea real con ingredientes o receta loca con elementos del aula como plastilina, virutas de lápiz, etc., ya que esto a los peques les encanta, realizar cosas disparatadas.

  3. Conteo. Vemos que a lo largo de las ilustraciones  aparecen muchos elementos para trabajar el conteo: varias mariposas, varios corazones, varias flores, juguetes, niños, letras, etc. Esto nos puede ayudar para elaborar un juego de conteo en grupo, colocaremos las páginas en cuestión de manera digitalizada en la Pizarra Digital e iremos rodeando los elementos que toque contar en ese momento y podríamos elaborar una tabla de conteo en relación con el cuento para luego comparar los elementos, valorar de que elemento tenemos más o menos y trabajar los cuantificadores del tipo muchos, pocos, menos, más.

  4. La amistad. A partir de dos ilustraciones en concreto, podemos ver la importancia de los gestos entre personas, cómo puede afectar un gesto como señalar o tratar mal a alguien y de forma contraria cómo con la unión, la amistad y el cariño se puede conseguir ser muy feliz y hacer felices a los demás. A partir de aquí se puede trabajar en el aula las cosas que les molestan, los gestos que creen que son buenos o malos, etc. Nuestros hijos y alumnos son pequeños pero no viven ajenos a todo y se dan cuenta de todo, tienen criterio a la hora de saber si algo les parece bueno o malo y esto también se puede trabajar.

  5. Inteligencia emocional en general.  A partir del cuento nos abre un abanico de posibilidades a la inteligencia emocional, la empatía, la destreza social y las habilidades sociales. Todo esto tiene una gran importancia a la hora de querer evitar situaciones como la de Hugo y es que una buena relación y unión en el grupo hace que tengan confianza, que cuenten si algo va mal, que se respeten y toleren, esto no quiere decir vivir en los mundos de “Yupi” y que no haya encontronazos como un empujón, un insulto o un momento de enfado pero si que esto podamos solucionarlo sin llegar al tan odiado BULLYING. Para ello el libro nos da la guía anteriormente explicada y la técnica del hilo amarillo para lo que sólo necesitaréis lana o hilo gordo amarillo y este libro para aprenderla (no quiero ser mala pero insisto si os lo cuento pierde la gracia jeje)  

Por último me gustaría dar importancia a un uso muy práctico que le veo a este libro y es que como comenté al principio me parecía un libro más enfocado a niños más mayores e incluso adultos. Por este motivo creo que sería muy útil para utilizarlo en las aulas de magisterio para que futuros docentes vean la necesidad de tener una receta mágica para que nuestros pequeños sean felices y sepan como llevarla a cabo, me parece una bonita manera de empezar una asignatura de la carrera más bonita del mundo.

Por otro lado, lo utilizaría en una reunión de padres para abrir la mente, para enseñarles la importancia de ser comprensivos, de tener los ingredientes necesarios para que los pequeños sean felices pero sobre todo tener claro que nuestro hijo no es el mejor, no es el que más sabe o el que lo hace mejor aunque sea nuestro hijo ya que podría ser Hugo o Lucas, podría ser acosador o acosado y es ahí donde nos damos cuenta que necesitamos una receta mágica ¿por qué no darla nada más empezar? 

Ahora solo queda disfrutarlo, mostrarlo y conseguir que nuestros pequeños no tengan que pasar por esto. La vida es demasiado corta para pasarla sufriendo o haciendo sufrir, tenemos en nuestras manos a la sociedad del futuro, intentemos crearla con amor, respeto y tolerancia ya que vivimos en una sociedad muy diversa y heterogénea y lo más bonito es enriquecerse, no juzgar y disfrutar de lo diferente.

Busquemos valientes y dejemos a un lado el maldito Bullying, vive y sé feliz y enseña a los demás a hacer lo mismo. Si os interesa el cuento podéis poneros en contacto con la propia Valle en su Facebook (Click aquí) o en su página web (www.valleperez.com)
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *