Dicen que cada uno que nosotros tiene una estrella ESPECIAL y que alguien la enciende para que la veamos BRILLAR ¿sabías que esto ocurría? Esto nos lo cuenta Ana Meilán en su nuevo libro «Las llaves de los sueños», un ejemplar recibido con mucho mimo, incluidas llaves que abrirán la puerta de mis sueños.

Ana Meilán es una autora ya conocida por todos y es que sus anteriores joyas autoeditadas «Lágrimas bajo la cama« y «¿Quién viene esta noche?« no nos dejaron indiferentes. Estos ejemplares son dos libros que podéis encontrar y disfrutar en nuestro blog clickando en los títulos y accediendo a la reseña.

Tras sus primeros libros no podíamos pensar que vendría un libro de este nivel pero lo ha vuelto a hacer, se ha superado contando una historia basada en algo tan necesario en la sociedad actual: los sueños. Todos soñamos, niños y adultos y todos tenemos pesadillas y sueños feos, este álbum ilustrado nos enseña precisamente eso, qué hacer para no soñar feo y luchar por que nuestros sueños se cumplan. 

Este libro nos enamora desde las contraportadas donde encontramos el cajón de la mesita de Adele con todo detalle. Adele es una niña que tiene sueños buenos y no tan buenos, grandes y chiquititos, unas veces le gustan y otras veces no tanto. Para evitar esas noche de sueños feos o mejor dicho no tan bonitos su mamá le cuenta un secreto sobre un manojo de llaves que le entrega. Esas llaves serán mágicas y le ayudarán a abrir la puerta de los sueños, cuando se vaya a dormir tiene que colocar una llave debajo e la almohada y cuando su estrella brille esa llave abrirá la puerta a una nueva aventura. 

Un libro de este calibre no tendría tanto éxito sin unas ilustraciones a su nivel y como no podía ser de otro modo Ana ha vuelto a contar con los impresionantes collages de Silvina Eduardo. Silvina empezó haciendo collage como hobbie convirtiéndose en una crack de esta técnica ya que consigue dar realidad a la historia y si te fijas verás de que está hecho cada elemento del libro: trozos de cartón, revista, libros, papel… 

Me encanta que Adele no sea la niña perfecta de los cuentos, me encanta que lleve gatitas, que sea pelirroja, que tenga miedo y que no le de vergüenza pedir a mamá dormir con ella porque tiene miedo. Añadido a esto me parece perfecto el modo en que hacen ese guiño a muchos libros autoeditados como el suyo pero haciéndolo de una manera tan sutil que sino te fijas o no conoces los libros te parecerán libros o juguetes en una estantería.

Ana y Silvina han creado un libro con mucha magia, un libro para regalar a niños con miedo, adolescentes con pesadillas, opositores luchando por sus sueños donde la noche es la metáfora del camino negro en que nos encontramos, adultos que necesiten un empujón para luchar por sus sueños. Algo precioso es la imagen que se da de los abuelos y de esas personas especiales sobre todo para aquellos que creen que son esas personas las que iluminan tu estrella, todos tenemos esa persona especial que lucha con nosotros por nuestros sueños, que nos empujan a luchar por ellos y que ayuda a que se cumplan, sea un abuelo, un padre, un amigo… 

El tema principal del libro son los sueños, pero ¿qué más podemos trabajar?

– Busca encuentra de material del aula. A lo largo del cuento aparecen muchos elementos que trabajamos habitualmente en el aula de infantil y que podría servir como ejercicio para la atención y la concentración. Podemos hacer que busquen elementos que hayamos trabajado en el aula como el arco iris de Waldorf, las regletas de Cuisinere, botes de colores y pinceles, un planetario, una ecografía, etc.

– Papiroflexia. A partir de varias imágenes del cuento y de las ilustraciones de Silvina hechas con papel podemos trabajar una técnica de relajación muy buena que es la papiroflexia, aprenderemos a crear cosas sencillas e iniciaremos a los más pequeños en esta técnica: pajaritos, ranas, árboles, etc. Incluso si leemos este libro en una estación como esta (la primavera) podríamos elaborar en el aula un jardín de flores de papel pinocho.

– Atrapasueños. En la habitación de Adele aparece un atrapasueños y a partir de él podemos elaborar una actividad muy bonita y divertida que puede dar energía positiva a los niños, sería la creación de un atrapasueños con una circunferencia de cartón, lanas y plumas para colgar. Podría ser una manera de que los niños/as se lleven algo del cuento a casa y que sientan esa energía positiva que dan las llaves y este elemento mágico.

– ¿De dónde venimos? Uno de los sueños de Adele nos lleva a la barriga de su mamá, al origen de su vida. Esta parte del cuento nos puede llevar a trabajar esa duda existencial de los más pequeños, siempre teniendo en cuenta la historia que le hayan contado sus familias y respetando su decisión. Además podemos trabajar el tema apoyándonos en ecografías reales, enseñar cómo nos vemos en el interior de la barriga, cómo nos alimentamos, etc. 

– Insectos. En el libro aparecen muchísimos insectos, animales que gustan muchos a los más pequeños. A partir de estas ilustraciones podríamos trabajar insectos como la mariquita, mariposa, abeja, avispa, hormiga… Además podríamos investigar sobre más insectos y hacer un rincón de los insectos, cuáles conocemos, dónde viven, qué comen, etc. Esto nos dará un conocimiento más especializado del entorno que nos rodea, ya que este tipo de insectos nos acompañan cada día en la hora del patio.

– ¿Qué puede haber debajo de la tierra? Una de las imágenes que más nos gusta del libro es la de un sueño de Adele en la que se cae por un agujero y se ve todo lo que hay bajo la tierra, ahí encontramos desde animales como las hormigas o los erizos, mapas del tesoro, tesoros, restos de la antigua Grecia o Roma, restos de dinosaurio, etc. Esto nos puede incitar a trabajar que cosas se pueden esconder debajo de la tierra además de nuestros garajes y parking y así descubriremos que muchas veces aparecen tesoros como restos de otras épocas que nos acercan a nuestros antepasados. 

También podríamos jugar a ser arqueólogos, encontrar en el patio cosas escondidas por nosotras y que luego tendremos que investigar qué son, por ejemplo, una vasija pequeña de barro, huesos de dinosaurio (de mentira), un baúl con monedas de chocolate, etc. 

– Las constelaciones. Una de las páginas más bonitas del libro es la que lleva una colección de constelaciones donde nos recuerda que nuestros sueños empiezan cuando brilla la primera estrella del cielo. Estas constelaciones nos pueden dar juego para conocer lo qué son, qué significado tienen, dónde se ubica, cómo podemos verlas. 

Además una actividad muy bonita puede ser la de crear nuestro cielo de constelaciones, cada niño/a creará su propia constelación, nos explicará su significado y posteriormente las  colgaremos en nuestro cielo del aula.

Un libro perfecto con millones de cosas por descubrir y que no os contaremos para no perder la magia, un libro para aquellos que se encuentran bajos de fuerza para seguir luchando, un libro que abre la puerta de tus sueños y en el que aprendemos que siempre tenemos alguien que nos cuida, que los sueños son puertas que se abren si tienes la llave adecuada debajo de tu almohada, que los sueños son esa semilla que se planta, germina, se riega, se cuida y crecen. 

Ojalá nuestra llave permita que consigamos lo más ansiado, en mi caso la plaza ¿en tu caso que puerta quieres que abra?

Si quieres probar la fuerza de las llaves de los sueños sólo tienes que ponerte en contacto con la autora, comprarlo a través de su página (click aquí) o pedirlo a cualquier librería como La cuentería respetuosa o La papelería Oliver. 


+ INFO:
Título: Las llaves de los sueños
Autor/a: Ana Meilán

Ilustrador/a: Silvina Eduardo
Editorial: Autoeditado
ISBN: 978-84-697-9293-3


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *