Siempre os recomiendo lecturas para docentes y me gustaría poder hablaros de un libro que llego hace poco a mis manos. Hace tiempo descubrí una editorial que tiene un montón de libros editados por y para docentes: Plataforma Editorial. Esta editorial me acompaña en muchas ocasiones porque son libros fáciles de leer, no muy caros, el 0,7% des las ventas va cedido a ONG y que aportan mucho Libros como «Montessori en casa. El cambio empieza en tu familia», «Gracias, Finlandia» o «Prevenir el narcisismo». Si quieres conocer más a fondo estos títulos click aquí.

Hoy os enseño el libro de Ruth Ibáñez Ámez titulado «Profe, una pregunta. La docencia vista desde dentro» un libro con una mirada honesta del interior de las aulas que hará cambiar la perspectiva de que los docentes sólo tenemos vacaciones, que damos clase de manera desfasada o que todos somos expertos en educación sin haber tenido a nuestro cargo 25 alumnos. Esta autora comparte su experiencia, mostrándonos que no todo es tan fácil, que la educación no es una ciencia exacta y que a pesar de la experiencia siempre habrá una parte de ti que dude si lo estarás haciendo todo lo bien que debieras.

Desde que empiezas con la introducción te engancha hablando sobre la profesión docente y cómo todo el mundo se cree con la liberta de saber hacer y deshacer sin haber estudiado nada relacionado con la docencia y cómo todo el mundo tiene las respuestas a las preguntas que nos hacemos cada día en el aula. Ruth nos explica que hubo un momento en el que creía saberlo todo y había tenido las herramientas para ser distinta, ese momento fue cuando acabó la carrera «yo voy a ser distinta, los niños/as y no se van a aburrir, nunca gritaré en clase, nunca castigaré a nadie y no seré como esos docentes que había tenido yo» pero veinte años después se da cuenta que no sabe donde dejo esas respuestas porque aún sigue cuestionándose un montón de cosas, nada es tan fácil como cuando salimos de la carrera ni tan difícil como cuando dudamos de nosotros mismos.
Este libro me ha hecho ver que la clase magistral no es tan mala si se enfoca desde otro punto de vista, que lo gurús de educación hablan de innovar y no dar clases magistrales dando conferencias magistrales (lo de predicar con el ejemplo…). Nos habla de la dificultad de la innovación y el trabajo por proyecto y del entusiasmos de los docentes cuando empiezan y que muchas veces se pierde. Reflexiona sobre la tecnología y la falta de formación de los docentes en este aspecto, de la evaluación y de la importancia del cambio. De igual modo nos habla de lo mal o lo bien que lo estamos haciendo, de la perdida de respeto hacia esta profesión, de las vacaciones que tanto ansía el resto de la sociedad y de la imagen que tienen de nosotros en el aula.

El libro de Ruth ha hecho que vea mi profesión desde un punto humorístico pero con una reflexión absoluta sobre la actualidad educativa y es que ni los buenos son tan buenos, ni los malos tan malos. A veces nos hacen elegir entre blanco o negro y hay escalas de grises. Vivimos en una sociedad de extremos y parece que no podemos ser neutrales o estar en el centro, así que eres innovador o tradicional, eres de unidades didácticas o proyectos, de clases magistrales o de aprendizaje significativo y dejar hacer ¿no se puede hacer un mix de todo? Seguro que nos iría mejor si cogiésemos lo mejor de cada método, lo mejor de cada actividad, lo mejor de cada uno, lo metemos en una batidora y a funcionar.

Sobre todo me quedo con el final: 

«Ser docente es vocacional. No face falta ser la persona más inteligente del mundo, ni la más paciente ni la más sabia. Lo único que es indispensable para hacer (bien) este trabajo es la curiosidad y las ganas de mejorar. Si no somos capaces de aprender, ¿con qué derecho les pedimos a nuestros alumnos/as que lo hagan? Si no ponemos en duda nuestra precia diaria y no nos forzamos a cuestionarnos el porqué de las cosas ¿con qué derecho les hacemos esas preguntas a los niños/as? Usamos menudo aquello de <<no me digas ni sí ni no ni no lo sé, justifícalo>>. Deberíamos aplicarnos el mismo axioma.»

Gracias Ruth por hacer un libro que se lee en un día, un libro para subrayar frases, un libro para sentirte reflejado, reír e incluso llorar al ver que no eres la única persona a la que a veces le hacen falta respuestas que no tiene. Gracias Plataforma editorial por seguir dejando un hueco a la docencia en este mundo que parece haberla abandonado a la deriva, un mundo en el que la educación lucha contracorriente para llegar a buen puerto y para seguir creando la mejor sociedad posible. 

A veces nos vendrá a la cabeza la pregunta que Ruth se hace al final del libro ¿por qué seguimos en esto? Y en ese momento te das cuenta que igual no sabes por qué pero que ese es tu sitio porque es donde eres realmente feliz, ahí en una clase de niños/as distintos, a los que no sabes si marcarás y si algún día se acordarán de ti, a los que no sabes si enseñarás todo lo que debieras pero con los que disfrutarás como si fuesen los primeros y los últimos. Por que no sabemos hacer otra cosa y porque no queremos hacerla, enseñar en nuestro trabajo y ¡qué trabajo!

+ INFO:
Título: Profe, una pregunta. La docencia vista desde dentro
Autor/a: Ruth Ibáñez

Editorial: Plataforma Editorial
ISBN: 978-84-17376-56-7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *