Actualmente vivimos en la sociedad de la Inteligencia Emocional, una sociedad que busca que sus ciudadanos sean personas equilibradas con el suficiente autocontrol emocional que les permita hacer vida normal sin ataques de ira o depresión. Para conseguir esto es importante que se eduque la Inteligencia Emocional desde las primera etapas y para ello surgen recursos como el que vamos a trabajar hoy.
Hoy leemos «Simón corazón de camaleón» un libro escrito e ilustrado por Alicia González autora que conocemos por su otra gran joya «El hospital de Litera tura». Esta autora ha pasado de trabajar el amor por los libros y el cuidado de estos a trabajar las emociones con Simón.
Según Olivia, su amigo Simón tiene un corazón de camaleón y es que su corazón cambia de color dependiendo lo que sienta. Al igual que en muchos emocionarios Alicia asocia cada emoción a un color y así el corazón de Simón según la emoción que siente se pone de un color u otro. Pero este no es un emocionado cualquiera ya que define emociones más allá de las básicas como la envidia o la sorpresa. 

A Simón le encanta sentir diferentes emociones pero a veces cuando siente muchas emociones juntas los colores van creciendo y creciendo hasta que su corazón se transforma en un camaleón grande y asustado. Olivia le propone que tiene que imaginar que es un domador de camaleones y le da unas pautas muy sencillas para llegar a sentir la calma y que ese camaleón vuelva a ser verde. ¿Conseguirá Simón domar su corazón? 

Lo importante de la historia es que todo lo que ha conseguido Simón es gracias a la amistad con Olivia, ella es un gran apoyo para él y le da ese empujón para confiar más en él mismo. Todos tenemos en algún momento nuestro corazón asustado y revuelto como un camaleón alborotado y todos hemos necesitado esa persona que nos enseña como domarlo y como conseguir volver a la calma, por este motivo es un libro que te llega al corazón. 

Se trata de un emocionario muy divertido con el que enseñar a los más pequeños a gestionar sus emociones para volver a la calma y todo esto a modo de juego. Además nos incluye dos láminas que podemos fotocopiar para todos los niños con los que trabajemos este cuento y así completar la comprensión de lo que intentamos transmitir.

Si algo nos ha enamorado de este libro es la expresión que tienen todas las ilustraciones, repletas de color y energía. El camaleón una mezcla de camaleón y corazón, Simón un niño de la vida real con gafas pero en este caso sin color, un detalle que nos encanta porque como ya hemos dicho muchas veces ¿de qué color somos? Del color que queramos imaginar y en este caso lo importante de la historia son las emociones que sentimos no cómo somos nosotros y esto ha sabido dejarlo reflejado la autora del libro.

La mezcla de diferentes tipologías de letras y que se utilicen unos colores u otros para enfatizar ciertas palabras relacionándolas con las ilustraciones le da ese golpe de unión entre historia, ilustraciones y mensaje.

Un detalle muy bonito es que Olivia va siempre acompañada de su libreta en la que dibuja a su amigo Simón con su corazón de diferentes colores, tal y como ella se lo imagina y en esa misma libreta le dibuja como debe domar a su camaleón para conseguir estar calmado.

Si hay algo que nos gusta un poco menos por la polémica que puede suponer es la doma del camaleón desde el punto de vista cirquense ya que actualmente con el movimiento animalista esto podría ser algo criticado. Es importante saber diferenciar un animal real de este camaleón metafórico que no es más que un animal interior nuestro que no existe en la vida real, de este modo dejaremos a un lado esa problemática.

Además de las emociones y los colores asociados ¿qué más podemos trabajar?

Los colores y su creación a partir de los primarios. A lo largo de la historia aparecen varios colores primarios y secundarios, a partir de estas ilustraciones podemos aprender la creación de los colores a través de la mezcla de otros: verde, morado, naranja y así crear camaleones de diferentes colores y si nos sale un color que no aparezca en el cuento podemos buscar una emoción diferente y añadirlo a la historia. 
Los camaleones. Uno de los protagonistas del cuento es el camaleón del corazón de Simón, los camaleones son animales muy curiosos y que se han ganado su espacio en los niños por su capacidad de cambiar de color y camuflarse por eso puede ser interesante investigar más: qué tamaños tienen, cómo suelen alimentarse, cómo se camuflan, dónde suelen vivir, etc. Y con esto podemos crear nuestra guía de camaleones en el aula, así como podemos incluso preparar una pequeña explicación sobre ellos para el resto de aulas de infantil y así compartir aprendizajes mostrando imágenes, videos y actividades.
Las diferencias. Los dos protagonistas del cuento son muy diferentes y a partir de la imagen de Simón, un niño con gafas, podemos aprender a respetar las diferencias y ver como da igual que seamos altos, bajos, con gafas o sin ellas sino que lo importante es que seamos capaces de conseguir ser felices y vivir tranquilos, controlando nuestras emociones. 

Conteo. A lo largo de las ilustraciones podemos encontrar diferentes elementos: corazones, rayos del sol, charcos de colores, espirales o tizas. A partir de estos podemos crear tablas de doble entrada para contabilizar y poder comparar entre ellos de cuáles había más, menos, muchos, pocos o igual cantidad y así aprender a utilizar los cuantificadores de cantidad.

Expresión plástica. Las ilustraciones con fondo negro son muy características en los cuentos y destacan mucho cuando aparecen a lo largo de un cuento con páginas muy coloridas. En este caso las contraportadas y una de las ilustraciones aparece con fondo negro y esto puede darnos juego para crear dibujos o nuevas ilustraciones a partir del esgrafiado. 
Si queremos crear este tipo de laminas debemos pintar con ceras blandas negras una cartulina o papel con fondo de colores para posteriormente dibujar con un palillo o punzón y que se vea la imagen con los colores, tal y como se ve en la siguiente imagen. Es una actividad que encanta a los más pequeños ya que les sorprende mucho el resultado y se sienten verdaderos artistas mágicos.
Relajación utilizando el plan de Olivia. Una actividad del cuento que nos encanta es la parte donde Olivia enseña a Simón a domar su camaleón. Se trata de una actividad de relajación donde tratamos de llevar nuestra mente y nuestro corazón a la calma, una actividad que podemos llevar a cabo en el aula y así enseñar a nuestros pequeños a domar a su pequeño camaleón: Concentrarse – Respirar – Animar a nuestro camaleón a volver a la calma.
Un cuento con el que trabajar las emociones riéndonos y aprendiendo que todos tenemos un corazón con forma de camaleón que tenemos que aprender a controlar. Una bonita historia que puedes conseguir poniéndote en contacto con la autora a través de su página (click aquí) o librerías como La Cuentería Respetuosa, Bibabuk Librería o Papelería Oliver.
Nosotras ya tenemos domado a nuestro camaleón ¿Vosotros queréis aprender a hacerlo? Pues no lo dudéis y poneos en manos de Olivia y Simón.


+ INFO:
Título: Simón corazón de camaleón
Autor/a: Alicia González
Ilustrador/a: Alicia González
Editorial: Autopublicado
ISBN: 978-84-617-5969-9

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *