Hoy leemos un libro precioso escrito por Mira Lobe, ilustrado por Susi Weigel y editado por Galimatazo, se trata de «Yo soy yo». Galimatazo es una editorial que se caracteriza por recuperar historias olvidadas para darle una nueva vida en forma de cuento infantil, una tarea difícil pero muy necesaria para que historias ya creadas no se pierdan en la inmensidad de este mundo. Si quieres saber más clic aquí y descubre tú mismo esta editorial.

En este caso se trata de un clásico de la literatura infantil de Austria y es un libro que me causo emociones encontradas cuando lo vi, el personaje principal de la historia me había enganchado desde que lo saqué del paquete, me daba mucha ternura pero me daba la sensación que el colorido del fondo no me enganchaba de igual modo. Cuando me adentre en sus páginas entendí todo y es que quería transmitir ese choque y esa sensación de no saber qué quiere decirte la historia, el personaje principal está confuso y eso lo intentan transmitir con esta ilustración.

El protagonista de esta historia es feliz y disfruta un montón de todo lo que le rodea pero un día, tras la pregunta de otro animal, se da cuenta de que no sabe quién es y decide ir buscando la respuesta a su pregunta. Va comparándose con distintos animales para tratar de encontrar semejanzas y así descubrir si es uno de ellos, nadie sabe decirle quién es aunque si saben decirle que no es como ellos. Tras un largo viaje, muchas preguntas y ninguna respuesta se dice así mismo «yo soy yo» y punto. Un libro que nos enseña a decir no a las etiquetas, a respetar la diversidad y por consiguiente evitar hacer sentirse mal al resto por ser diferentes porque dependiendo desde donde se mire el diferente puedes ser tú.
Algo que me gustó mucho de este libro es el juego de rimas que tiene y el juego de palabras que permitirá que los niños/as repitan sin cesar, expresiones que se ven varias veces a lo largo de la historia como «nada por aquí, acá o acullá, tris, tras. Si no sé quien soy ¿a dónde voy?». Por otro lado me encanta que no se sepa en ningún momento si yo-soy-yo es masculino o femenino, nadie lo pregunta y es que no es importante porque la verdadera cuestión es que al final de la historia descubre quién es y así es feliz.

Además de todo esto, en la contraportada encontramos los pasos para crear al protagonista de esta historia, un actividad que podríamos realizar en el aula o en casa tras la lectura. Con esta actividad trabajaremos la motricidad fina con la costura y el uso de los hilos, la imaginación para ir viendo cómo se forma,  la toma de decisiones al elegir el color de la tela, etc.
Las ilustraciones intercalan el color y el blanco y negro para dar emoción a la historia y transmitir esa sensación de tristeza por no encontrarse y alegría por encontrar a otro animal al que preguntar. Una técnica que nos hace sentir más cerca la historia y que nos facilita ver las emociones de los personajes.
Con este libro se pretende hacer ver que cada uno es como es y que no importa tu género, tu etnia o tus ideas, porque cada uno es cada uno y eso es lo único que importa, aprender a ser feliz tal como eres.

Pero ¿qué podemos trabajar con este libro?

Abandono de las etiquetas: El tema principal del libro son las etiquetas y es que en la vida real estamos plagados de ellas: soy chica, soy TDAH, soy TEA, soy Alta Capacidad, soy negro, soy blanco, soy de León, soy maestra… Cuando te paras a pensar si algo de esto es importante te das cuenta que realmente no lo es porque todos somos diferentes y nos encontraríamos con millones de etiquetas colgando de nosotros mismos. Soy de las que piensa que a veces las etiquetas ayudan cuando ves que hay un problema y quieres encontrarle solución pero la gran mayoría de las veces lo que hace es catalogar a una persona como algo que no ha elegido ser ya que al final lo más importante es conseguir ser feliz tal y como eres. 

Imagen vista en Diversitas

Vivimos en la sociedad de búsqueda de «lo normal» y si no estas dentro de esos estándares ya eres especial cuando especiales somos todos, sólo tenemos que tener en cuenta los diferentes intereses, ritmos de aprendizaje y necesidades para conseguir crear individuos desarrollados integralmente y que puedan aportar cosas buenas a la sociedad. Por eso no me gustan las etiquetas porque yo soy yo y tú eres tú y cada uno necesitaremos cosas distintas seamos «especiales» o no.

Diferentes animales: A lo largo de la historia aparecen distintos animales que podríamos ir analizando, animales tan distintos como los hipopótamos o los papagayos, también aparecen animales como caballos o perros. Esto nos va a permitir poder trabajar las diferencias entre animales domésticos y animales salvajes, aprender animales de diferentes contextos: sábana, selva, desierto, bosque… Un tema de gran interés para los más pequeños y con el que podremos ver videos, escuchar sus sonidos, crear un mural organizativo en función de si son domésticos o salvajes, número de patas, lugar de procedencia e incluso podríamos ampliar y hablar de otros animales que no aparezcan en la historia. 

Diversidad y autoestima: Otro tema que aparece a lo largo de la historia es la diversidad que encontramos en el mundo animal (metáfora de la vida real en humanos). Tal y como comento un poco más arriba, todos y cada uno de nosotros somos diferentes en gustos, color de piel, altura, necesidades, procedencia… Esto enriquece porque cada uno tenemos algo que aportar y este libro nos enseña que la diversidad no tiene que asustar sino verlo como algo positivo y que debemos querernos tal y como somos aunque a veces nos veamos distintos, especiales o raros. 

Resolución de problemas: El protagonista de la historia nos enseña como a partir de un problema quiere buscar una solución y se dispone a hacerlo, sólo hace falta actitud, ganas y curiosidad. Partiendo de esta premisa podríamos ir exponiendo problemas (dependiendo del nivel así será la dificultad) y que los niños se tengan que poner en situación y valorar cómo lo resolverían. Esta actividad realizada en asamblea nos aportará diferentes puntos de vista, desarrollo del vocabulario, la atención, la concentración y la imaginación, respeto por el turno de palabra y favorecerá el aprendizaje basado en problemas.

Un libro que me sorprendió gratamente, no me parecía tan interesante y una vez que lo he analizado tiene tanto para exprimir en el aula que será un imprescindible cada curso escolar. Un libro para conocernos y conocer al resto, evitar las etiquetas y querernos tal y como somos. Un libro muy necesario en esta sociedad plagada de superficialidad, comparación y competitividad. 

Si quieres adquirirlo puedes solicitarlo en cualquier librería o a través de la página oficial de la editorial (click aquí)
+ INFO: Yo soy yo
Autor/a: Mira Lobe

Ilustrador/a: Susi Weigel
Editorial: Galimatazo
ISBN: 978-84-948874-0-6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *